Psicólogos promueven navidades sin balas

 

El Comité de Prevención de Violencia de la Asociación de Psicología de Puerto Rico y la Junta Directiva de la organización, está comprometido con las prácticas de prevención para trabajar el fenómeno de la violencia  en Puerto Rico. Esto debido a que la evidencia científica es clara en cuanto a las estrategias idóneas para trabajar la violencia desde la prevención. La evidencia científica revela la disminución dramática y consistente de la violencia en lugares donde se utiliza la prevención como el enfoque principal.

El Comité de Prevención de Violencia de la APPR, apoya la campaña “No Balas al Aire” en la despedida de año promovida por la Policía de Puerto Rico y las comunidades. Según el psicólogo consejero, Richard Santos “esta campaña desde sus inicios ha traído resultados muy favorables en la disminución y ausencia de muertes y personas heridas por la práctica de disparar al aire en despedida de año”.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la violencia debe ser considerada como un problema de salud pública. También refiere que la estrategia para trabajar con la violencia interpersonal es la prevención primaria. La OMS define que existen tres niveles de prevención para trabajar la salud pública: la prevención primaria definida como una estrategia que evita la adquisición de la enfermedad y/o daños a personas sanas. La prevención secundaria, la cual va encaminada a detectar la enfermedad en estadios precoces en lo que el establecimiento  de medidas adecuadas pueden impedir su progresión y la prevención terciaria que comprende medidas dirigidas al tratamiento y a la rehabilitación.

La campaña “No Balas al Aire” para la despedida de año se puede conceptualizar como una estrategia de prevención primaria y  debe ser modelo para trabajar los niveles epidémicos de violencia en Puerto Rico”. Se destaca en esta campaña las siguientes virtudes que promueven su eficacia:

  1. Existe un esfuerzo gubernamental en compromiso con la prevención para trabajar la violencia.
  2. Existe un esfuerzo inter-agencial del gobierno para la educación en prevención para trabajar la violencia. Por ejemplo: este año se unió el Departamento de Corrección y Rehabilitación.
  3. Existe un trabajo coordinado e integrado con la comunidad, quienes asumen al igual que el gobierno, un rol protagónico en la prevención de la violencia. Por ejemplo: Roberto Pérez Santori, alias Papo Christian, líder comunitario del Residencial Manuel A. Pérez.
  4. Integración de artistas y medios de comunicación. Por ejemplo: Grupomanía, Cheo Feliciano en el pasado, Vico C, Julio Voltio, prensa radial, escrita y entre otros.

“La Asociación de Psicología de Puerto Rico se une a la campaña “No Balas al Aire” para la despedida de año y desea que esta época navideña sea de Amor, Paz y de Unión para nuestro pueblo” expresa la Dra. Amelia Rodríguez Acevedo, Presidenta 2016 de la APPR.

Para más información pueden comunicarse al 787-751-7100 y/o acceder a la página http://www.asppr.net

Psicólogos previenen sobre navidades no violentas

 

Campaña del Comité de Prevención de Violencia de la Asociación de Psicología de Puerto Rico busca concientizar sobre alternativas a la violencia en las navidades.

El Comité de Prevención de Violencia de la Asociación de Psicología de Puerto Rico (APPR) y la Junta Directiva de la organización presentaron su campaña en las redes sociales para la promoción de prácticas no violentas en el periodo navideño. La campaña “Tiempo de paz, en la navidad”, esta diseña por psicólogos y psicólogas de diferentes especialidades tales como psicología social-comunitaria, clínica y académica investigativa y tendrá múltiples intervenciones en los medios digitales y promoverán las mejores prácticas para la prevención de violencia en la navidad. Este comité Prevención de Violencia es coordinado por la Dra. Yesenia Delgado Castillo, y busca proveer un espacio para la discusión abierta, responsable y seria sobre el fenómeno de la violencia y la criminalidad en Puerto Rico que tenga como norte la co-construcción de una Cultura de Paz.

El psicólogo social-comunitario, John Paul Ayala Borrero mencionó: “Queremos que todo Puerto Rico pueda tener una navidad en paz. A veces solo reproducimos las misma prácticas que culturalmente, aprendimos de nuestros padres y comunidades. Esta campaña busca estratégicamente auscultar alternativas para concientizar a la comunidad”. Tiempo de paz en la Navidad, se enfocará en el tema de prevención de violencia familiar, comunitaria y en cero balas al aire en navidad. “La Asociación de Psicología de Puerto Rico les invita a disfrutar en esta navidad practicando una cultura de paz” indica la Dra. Amelia Rodríguez Acevedo, Presidenta 2016 de la APPR.

Más información en sobre el comité en:

www.asppr.net

787-751-7100

https://psicologiayprevenciondeviolencia.com/quienes-somos/

El Trabajo con la Violencia: Del Modelo Punitivo y Reacción a Prácticas Exitosas para su Prevención y Mitigación.

El Problema de la Violencia en Puerto Rico es uno que pareciera no tener manera de prevenir y mitigar la misma. Esto debido a que los modelos y prácticas de intervención que se utilizan en la actualidad estan enmarcados en un modelo punitivo y de reacción. Por eso es que no se observa progreso alguno creando asi la percepción equivocada de que no se puede hacer nada para prevenir la Violencia en Puerto Rico.
Organizaciones, instituciones como la Organización Mundial de la Salud y Centro de Control de enfermedades de EU y la evidencia científica apuntan a que la mejor manera para trabajar con la violencia es mediante la prevención. También nos señalan que debemos mirar la violencia como un problema de salud pública, por lo que se debe atender bajo este modelo. La violencia es un problema multifactorial que requiere esfuerzos multisectoriales para atender la misma. El primer paso que recomiendan los expertos y la literatura es que exista un compromiso gubernamental declarando la Violencia como un problema de salud publica y reenfocar sus estrategias a prácticas de prevención. Mientras sigamos con el modelo de reacción, el cual su responsabilidad recae en un Sistema de Justicia Criminal (policía, tribunales y parafernalia policiaca), continuaremos con los resultados epidémicos que tenemos ahora. La literatura refiere como este Sistema de Justicia consume cada día más y más las contribuciones de los ciudadanos en un modelo que solo busca lograr el control mediante la sanción y criminalización de la violencia. Ante la realidad económica que vive el Gobierno de Puerto Rico, se puede crear una preocupación generalizada irracional de que el trabajo con la violencia se va a ver afectado por la crisis economica. Algo que no debe generar preocupación debido a que la misma literatura señala la costo eficiencia de los Modelos de Prevención.

En Latinoamerica,  Estados Unidos,  Canada y Chile  se han llevado a cabo prácticas exitosas de prevención  que han logrado resultados impresionantes en cortos periodos de tiempo. Por ejemplo, en la decada de los 90’ la ciudad de Boston enfrentaba una ola de homicidios entre jovenes de 15 a 24 anos de edad como reslutado de guerras entre pandillas y la venta del “crack”. Se estableció un plan de trabajo llamado “Estrategia de Alianzas Improbables”, un esfuerzo multisectorial, el cual tenía el respaldo del Gobierno  Municipal y de la policía en conjunto con la comunidad, donde rescataban a los jovenes que estaban en las pandillas con el pretexto de «salvarle las vidas». Su rescate no era para encarcelarlos sino para ofrecerle recursos para lidiar con los problemas que estaban enfrentando estos jóvenes (falta de vivienda, adiestramiento, deserción escolar etc) Aunque la policía conocía los delitos que cometían estos jóvenes, la primera opción era el rescate. Este trabajo logró reducir en un periodo de 6 años los homicidios en la ciudad de Boston en un 60%.
En Bogotá, Colombia, su Alcalde de aquel entonces, Antanna Mockus(década de los 90’) logró llevar a cabo como plataforma de gobierno su plan “Cultura Ciudadana” para mitigar y prevenir la violencia que estaba en niveles epidémicos como eln Puerto Rico. La Cultura Ciudadana de Antanna Muckus, logró unir el divorcio que segun él, existía entre la Moral(individuo), Culrura(sociedad) y la Ética(ley). Basado en esta teoría logró reducir en un periodo de 3 a 4 años la tasa de homicidios. Entre las prácticas de intervención estuvieron, la vacunación contra la violencia, el desahogo,  el desarme voluntario, respeto de leyes de tránsito (mediante la utilización de mimos en las intersecciones imortantes de Bogotá) y la Ley Zanahoria para prevenir conductores bajo los efectos del alcohol.
En la actualidad Chile y Canada tienen la tasa de homicidios más baja en el Mundo. Esto debido a planes Gubernamentales y prácticas de prevención basadas en el Modelo de Salud Pública.

Licenciado Richard Santos García, MA
Psicólogo Consejero
Lic.# 3056

PD. Gracias por leernos. Te dejamos saber que tenemos página en FB donde compartimos información y eventos relacionados a prevención de violencia y psicología le puedes dar LIKE aquí>>

UnknownComité de Prevención de Violencia – Asociación de Psicología de Puerto Rico

¿Cuáles son tus recomendaciones para prevenir la  violencia? Déjanos saber en los comentarios.

La Violencia Cibernética: Cuando las Redes Sociales se Convierten en Instrumentos de Ataques

 

El uso del internet, especialmente las redes sociales desde la pasada década se ha vuelto uno popular por personas de diferentes las edades. A través de éstas, nos podemos comunicar frecuentemente con personas significativas, reconectar con compañeros de estudio y trabajo, enterarnos de lo que sucede en nuestra sociedad y compartir temas de interés o experiencias.

A medida que tener acceso al internet se ha facilitado; ha dado lugar a que algunas personas utilicen este medio para atacar a otros que tengan un punto de vista diferente, hacer burlas, acosar e incluso difamar. Actualmente la violencia cibernética se conoce como una conducta o conjunto de conductas ejecutadas con el propósito de lastimar o constituir algún tipo de daño físico o psicológico contra una persona o grupos de personas. Es de gran importancia mencionar que desde la pasada década se han identificado varios tipos de violencia tales como el acecho cibernético, hostigamiento cibernético y las representaciones degradantes (Herring, 2002). Esta problemática al ser una relativamente reciente; da lugar a que sea menos conocida y por lo tanto influye en que se conceptualice como una de menor seriedad o gravedad. Sin embargo; es esencial que esta problemática sea atendida de manera diligente con el propósito de salvaguardar el bienestar de la persona quien sufre ese patrón de violencia.

icon-912811_1920            El acecho cibernético consiste en monitorear, rastrear las acciones de una persona o recopilar información acerca de una persona sin un propósito legítimo. Este tipo de violencia a la vez puede ser una forma de intimidación ya que el/la agresor/a tiene conocimiento de aspectos personales o significativos para la víctima (ej. Lugar de residencia, amistades, familiares, lugar de estudio o trabajo, etc). Algunos ejemplos de este tipo de violencia cibernética son verbalizaciones como las siguientes: “Sé dónde vives, quienes son tus amistades: te puedo hacer daño o a ti”; “Sé que sales los fines de semana, pero no me gustan las personas con quien sales”.

El hostigamiento cibernético, por su parte; consiste en realizar gestos, acciones o mencionar palabras con el propósito de molestar o abusar de otra persona. Una característica esencial de esta forma de violencia es que puede consistir en un solo acto lo suficientemente severo o un patrón constante de conductas que generan malestar. Algunos ejemplos de hostigamiento cibernético consisten en enviar correos electrónicos o mensajes privados atacando la imagen o reputación de una o grupo de personas, acercamientos sexuales no deseados, creación grupos de mensajería o perfiles en redes sociales donde se ataque a una persona o grupos de personas.
Las representaciones degradantes son imágenes (ej. Fotos, caricaturas/memes, etc) o palabras que se utilizan para incitar conductas violentas o de daño contra una persona o grupos de personas. Esta forma de violencia consiste en subir al internet o red social fotos de una persona sin su consentimiento con el propósito de intimidar o amenazar a la víctima o para que ésta sea juzgada por otros usuarios. Un ejemplo de este último aspecto consiste en subir fotos sin el consentimiento de una persona para que otros usuarios evalúen su atractivo sexual, sea criticada por su apariencia, vestimenta u otras características.

A pesar de que la violencia cibernética es una problemática reciente; ésta posee las mismas repercusiones que otras formas de violencia ya conocidas. Algunas de esas repercusiones son cambios marcados en la conducta de la persona que es víctima, sentimientos de temor o preocupación por su seguridad o ha realizado verbalizaciones acerca de la muerte o atentar contra su vida. Si usted o alguien que conoce están siendo víctima o sospecha que es víctima de algún tipo de violencia cibernética; consulte o reporte esta situación con un profesional de la salud, organizaciones como procuradores de estudiantes, personal de recursos humanos, orientadores o la policía.

dra carrasco.JPG

Melissa Carrasco González, PhD psicología clínica

 

 

PD. Gracias por leernos. Te dejamos saber que tenemos página en FB donde compartimos información y eventos relacionados a prevención de violencia y psicología le puedes dar LIKE aquí>>

UnknownComité de Prevención de Violencia – Asociación de Psicología de Puerto Rico

 

 

El interés de la salud pública hacia la prevención de violencia

¿Es la violencia un problema de salud pública? La respuesta es sí, pero primero se necesita saber qué es violencia y salud pública, para luego explicar por qué la violencia es un problema de salud pública. La violencia, según la Organización Mundial de Salud (OMS, 2002), es «el uso intencional de la fuerza o el poder físico, de hecho o como amenaza, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones» (p.5).

Aunque la definición de la OMS es una bastante completa, cabe mencionar otros factores importantes a considerar cuando se habla de violencia. Por ejemplo, la concepción social, jurídica y moral que se tenga sobre la noción violencia en una sociedad o contexto socio/histórico particular. Es decir, no se puede estudiar la violencia de manera generalizada, ya que algunos aspectos sociales juegan un papel determinante en lo que es o no es violencia. Por ejemplo, el machismo. El machismo es un acto de violencia sumiso o sutil en algunas culturas pero que atenta contra los derechos de igualdad de las mujeres de la misma manera que en las sociedades abiertamente machistas.

Otro ejemplo es la homofobia, que al igual que el machismo, atenta contra la igualdad de derechos de la comunidad Lésbica, Gay, Bisexual, Transexual y Transgénero (LGBTT). La comunidad LGBTT sufre innumerables actos de violencia por sus preferencias sexuales que van más allá del aspecto físico. Inclusive, muchos de estos actos no son penalizados por el Estado y, en algunos sectores de la sociedad, se perciben como algo correcto. Un ejemplo de estos actos de violencia es la dura batalla que han tenido para reconocer su derecho al matrimonio o a la seguridad laboral.

El concepto de la salud pública, según la OMS (2002):

Por definición, la salud pública no se ocupa de los pacientes a título individual. Su interés se centra en tratar las enfermedades, afecciones y problemas que afectan a la salud, y pretende proporcionar el máximo beneficio para el mayor número posible de personas. Esto no significa que la salud pública haga a un lado la atención de los individuos. Más bien, la inquietud estriba en prevenir los problemas de salud y ampliar y mejorar la atención y la seguridad de todas las poblaciones (p3).

Por otro el lado, la OMS (2002) explica que:

El enfoque de salud pública a cualquier problema es interdisciplinario y se basa en datos científicos. Además, extrae conocimientos de muchas disciplinas, entre ellas, la medicina, la epidemiología, la sociología, la psicología, la criminología, la pedagogía y la economía. Esto le ha permitido al campo de la salud pública ser innovador y receptive con respecto a una amplia variedad de enfermedades, padecimientos y lesiones en todo el mundo (p. 4).

La violencia, al igual que el ser humano, es compleja y multi-dimensional. Por ende, no se puede estudiar o abarcar desde una sola perspectiva, ya sea académica, social, jurídica o individual. Por esta razón, hay que buscar entrelazar diferentes perspectivas pero todas ellas cónsonas a un interés o meta en común. La violencia nunca va a tener una razón única de ser, pero sí puede tener tendencias sociales, económicas, históricas, contextuales, familiares y educativas. El ser humano es un ser de tendencias y de hábitos, y es por ello que la investigación sobre cuáles son los actos de violencia más comunes en una sociedad puede ser de mucha utilidad para tratar de prevenir este fenómeno. Al conocer dichos actos se pueden hacer intervenciones desde diferentes intereses o disciplinas que ayudarían, desde la perspectiva de salud pública, a encontrar factores que puedan prevenir los actos de violencia.

Un gran obstáculo que tienen los programas de Salud Pública dirigidos a la prevención de violencia es el reconocimiento, pertinencia y la visión que tengan de lo que es violencia y cómo prevenirla, no sólo las personas que toman las decisiones a gran escala en la sociedad, sino la sociedad en sí misma. Para que los programas de prevención funcionen tienen que partir de una base teórica, y al mismo tiempo de fundamentos prácticos para que puedan implementarse con éxito. En Puerto Rico es necesario prevenir más que remediar. Del mismo modo, debemos evaluar aquellas estrategias que no han funcionado y evitar tener “fe ciega” en programas que sabemos que no dan resultado.

Por ejemplo, la violencia, usualmente, se trabaja desde una perspectiva delictiva, donde a través de la imposición de sanciones, castigos o represiones del Estado busca tratar de prevenir la violencia y educar a la sociedad. Sin embargo, no se han realizado hallazgos significativos de parte del Estado en términos de los motivos de los actos de violencia y cómo éstos pueden afectar a la sociedad en diferentes facetas. A mi entender, si no se conoce la raíz o el motivo de un problema, ya sea a nivel individual o social, es muy difícil encontrar soluciones sensatas. Más aún, con un problema tan complejo y multifactorial como lo es el fenómeno de la violencia.

silhouette-1221445_1280Hay que dejar atrás el modelo tradicional-reaccionario con el que se ha abordado la violencia por tanto tiempo. La llamada lucha contra el crimen o violencia que ha utilizado el Estado no ha dado los resultados esperados. Es por esto que el Estado debe tomar un camino diferente para atajar la alta incidencia de violencia que arropa al país. Y, a la misma vez, debe educar a la sociedad para que vaya a la par con este cambio necesario. La salud pública puede y debe ser una herramienta sumamente útil para lograr la sociedad que todo ciudadano/a anhela…Una sociedad donde se pueda vivir sin miedo a ser víctima de actos de violencia.

 

Bibliografía

Organización Mundial de la Salud (2002). Informe Mundial sobre violencia y la Salud (Resumen). Recuperado en: http://www.who.int/violence_injury_prevention/violence/world_report/es/summary_es.pdf

13348788_10154095578780985_377176212_n.jpgAlexis J. Ortiz, M.A., es terapia psico – social especialista en manejo de conducta de adolescentes. Tiene una maestría en Psicología Social de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, México y certificados en Programación Neuro Lingüística y Mediación de Con
flicto.

 

PD. Gracias por leernos. Te dejamos saber que tenemos página en FB donde compartimos información y eventos relacionados a prevención de violencia y psicología le puedes dar LIKE aquí>>

UnknownComité de Prevención de Violencia – Asociación de Psicología de Puerto Rico